Mapas del futuro en Somero 2015

Desde el día 7 al 12 de Octubre se celebrará en Gijón el encuentro Somero 2015, una ocasión para descubrir caminos hacia un futuro para compartir en abundancia.

El miercoles 7 y jueves 8 estarán dedicados al GNU Social Camp y la Sharing Cities Seminar. El primero permitirá conocer y participar en el desarrollo de GNU social, la infraestructura de redes sociales libre y abierta. El segundo permitirá aprender con diversos expertos conocer acerca de transformación participativa de las ciudades, siguiendo el ejemplo de Seul, Nueva York o Bolonia.

Los días 9, 10 y 11 serán como una universidad de verano con propuestas atrevidas y seminarios. Contarán como se monta una empresa como Kano partiendo de un crowdfunding y como apoyarse en un Fablab para llevarlo a cabo, o como diseñar ciudades desde la lógica de la resiliencia. También asistirá Jurg Müller autor del libro “The end of banking”.

Para mí la parte mas atractiva es el GNU Social Camp, porque se darán a conocer las características de esta herramienta con un potencial enorme como soporte a la conversación en comunidades, a la relación entre personas con intereses comunes pero distantes físicamente. Una plataforma sobre la que se pueden desarrollar muchas soluciones a la manera que hace WordPress en el mundo de los blogs. Estarán los desarrolladores principales y se empezará a parir GNUbnb una alternativa libre y distribuida a los servicios de hospitalidad de servicios centralizados como Airbnb.

Enlaces interesantes

A través del blog de Andres Maneiro me entero de un nuevo proyecto  en el que está metido con makerslugo.org usando Arduino Yun (un Arduino con microcontrolador + linux) y montando un frontal con WebSockets. Superinteresante, es un proyecto que voy a seguir con mucho interés.

El fin de la Universidad como lugar donde aprender y ganar autonomía de David Ugarte. Diecisiete facultades de Humanidades y ciencias sociales cerrarán en Japón por decreto […] Se trata en realidad de la misma lógica del llamado «proceso de Bolonia» emprendido implacablemente por la Unión Europea en 1998. La única diferencia es que el ministerio japonés ha sido más sincero y más claro desde el primer día. La alternativa podría ser algún tipo de Universidad Popular, un lugar para la reflexión y no para el adiestramiento.

Un poco de música empezando con la tercera sinfonía de Mahler, que Juan entiende como una obra en honor al espíritu de la abundancia. El espíritu que exhala Zaratustra es el de la abundancia. Continuamente se refiere a la virtud del regalo, al exceso que desborda, de la fiesta de la vida, la desmesura, la generosidad desmedida, de la copa cuyo néctar inunda el mundo: “Pero yo soy uno que regala: me gusta regalar, como amigo a los amigos”.

A Tabula Rasa de Arvo Pärt he llegado a través de un buen amigo. Este compositor llegó a un callejón sin salida dentro del serialismo, componiendo a través de la matemática que hay detrás de la música. Tras años sin publicar reapareció en 1977 con esta obra. Un compositor que asistió al estreno decía “tenía la sensación de que la eternidad me tocaba a través de esta música… nadie quería empezar a aplaudir”.

Una guía para la música de Philip Glass, donde lo describe como ampuloso y rimbombante, pero donde también destaca sus obras de los 70 como “Music in 12 parts”. Una obra importante, una enciclopedia de técnicas de ritmos aditivos y de “música con estructuras repetitivas”. Consumir en dosis moderadas 😉

Enlaces interesantes

Un anuncio de Mozilla indicando de que dejará de dar soporte a sitios no seguros en el futuro, empezando por las características más avanzadas.

Hay un interés general por garantizar una web segura, que las comunicaciones que se realicen lo sean, entre todo tipo de dispositivos, y en particular entre navegador y servidor (HTTPS). Una forma de hacerlo es forzando a las aplicaciones web a cambiar porque sus páginas dejan de funcionar bien en los navegadores.

Es una tendencia que están apoyando los grandes centralizadores como Google.

Por otro lado… buscando asociaciones de GO en Las Palmas he encontrado que existe una a la que han puesto de nombre GO-FIO . Gofio es el nombre de un alimento tradicional en las islas. La asociación tiene sede en la Escuela Complementaria Japonesa de Las Palmas. Un mestizaje interesante.

Un poco de jazz

Este verano he aprovechado para disfrutar un poco del jazz y la bosanova, escuchando cosas como esto con la voz de Joao Gilberto y el saxo de Stan Getz.

En el jazz hay tantas maravillas, Miles Davis, John Coltrane… y tipos sorprendentes que se dedicaron a experimentar por ahí como Herbie Hancock que arranca así en su primer album y evoluciona de esta manera al cabo de 10 años, metido de lleno a explorar el funky.

Fiesta de artistas

“¡Hip, hip, hurra! Fiesta de artistas en Skagen” Los que aparecen en el cuadro son parte de una comunidad de pintores que se estableció a fines del siglo XIX en Skagen, un pueblecito pesquero situado en la punta norte de Dinamarca.

Las obras de este grupo tenían en común un interés por reflejar los momentos que compartían, escenas cotidianas en los que quedaban para jugar a las cartas, comían juntos o tenían algo que celebrar. Via elcuadrodeldia.com

El día de la marmota

Hoy pasaba por una librería y le echaba un vistazo a “El aroma del tiempo: Un ensayo filosófico sobre el arte de demorarse” de Byung-Chul Han. Me dije, lo compro, no lo compro… triunfó lo último y me fuí a comprar lo que tenía previsto. Cuando esta pagando los dependientes hablaban entre ellos y uno le decía a otro que volvía de vacaciones “…es el día de la marmota”. No se cuantas veces he oido esta expresión en el último año. Me fuí a la librería y me compré el libro.

En su introducción dice:

La crisis temporal de hoy no pasa por la aceleración. La época de la aceleración ya ha quedado atrás. Aquello que en la actualidad experimentamos como aceleración es solo uno de los síntomas de la dispersión temporal. […] El tiempo carece de un ritmo ordenador. De ahí que pierda el compás. […]  El sentimiento de que la vida se acelera, en realidad, viene de la percepción de que el tiempo da tumbos sin rumbo alguno.

[…] La dispersión temporal no permite experimentar ningún tipo de duración. […] La vida ya no se enmarca en una estructura ordenada ni se guía por unas coordenadas que generen una duración. Uno también se identifica con la fugacidad y lo efímero.

[…] La crisis temporal solo se superará en el momento en que la “vita activa”, en plena crisis, acoja de nuevo a la “vita contemplativa” en su seno.