Socialismo sigiloso

Hoy he leido una interesante entrada de Juan Urrutia reflexionando sobre un futuro cercano “digital y global” regido por grandes corporaciones. Un capitalismo futuro que no favorece la competencia y la innovación sino la estabilidad, dado que la propiedad de estas empresas se concentra en manos de unos pocos grandes gestores de patrimonio. Pocos gestores que comparten la propiedad de muchas corporaciones.

Esa estabilidad ya no se verá amenazada por la destrucción creativa schumpeteriana, puesto que si esta asoma la cabeza en forma de empresa disruptiva, es acallada “mediante compra o absorción para mejorar el abanico de bienes o servicios que ofrecen” las corporaciones que conforman este “oligopolio global”.

Un socialismo “imprevisto” donde como dice el artículo de The Economist al que hace referencia Juan: “La revolución está aquí, pero no son los trabajadores los que toman el control de los medios de producción sino los gestores de patrimonio”.

Esta entrada de Juan me ha recordado esta otra del año pasado de José Alcántara titulada “No es pais para indies”. En ella criticaba como irreal e ingenua esa visión de un futuro donde “emprender es fácil, en el futuro no habrá trabajo asalariado, y toda la generación millenial (lo que quieran los dioses que eso signifique) va a montar su propia empresa (y comerse el mundo además, claro) desde un puesto de trabajo nómada y compartido en un espacio de co-working (…)”

¿Habrá espacio para producir fuera de este “stealth socialism”?

3 thoughts on “Socialismo sigiloso”

  1. Claro! Por un lado tienes la crisis de las escalas que, es obvio, mira la crisis, erosiona cuando no implosiona sectores enteros del capitalismo sobre-escalado: banca, siderurgia (mira China), etc.

    Por otro, la inestabilidad del capitalismo es intrínseca y creciente y no puede ser resuelta con recetas o espíritus Galbraithianos. Básicamente se debe a lo mismo: hay mucho más capital que lugares de escala suficiente donde invertirlo. Resultado: «vamos a materias primas, compra trigo» y la subida del pan explota la revolución árabe, Siria se estanca y… ya tienes millones de refugiados en las puertas de Europa. Como «modelo de estabilidad capitalista» la verdad, no parece muy bueno 😀

    Y sobre el crecimiento del pequeño emprendimiento en modo «Economía Directa»… para qué hablar. Otra cosa es que no va de hacerse millonario, y ahí está su valor, sino de vivir y el buen vivir. Evidentemente no todos salen bien y no todos tienen capacidad para vivir de su trabajo en el mercado (o capacidad para desarrollarse comunitariamente) pero eso debería ser objeto de otro tipo de análisis, no macro, sino micro, muy micro 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *